Este proceso consiste en el ensamblaje de distintos componentes dentro de una cadena de montaje industrial. La finalidad es conseguir módulos portables habitables que posteriormente serán transportados y rematados en su ubicación definitiva.

A partir de estos módulos se pueden realizar distintas configuraciones de edificaciones muy eficientes en plazos más cortos que la construcción convencional. Sus usos pueden ser residenciales, comerciales, para servicios ciudadanos, etc.