La caseta modular lleva instalado en todo su perímetro exterior una rejilla para la recirculación del aire y ventilación del interior, dicha rejilla está construida con lamas de acero-carbono con una separación de 30 mm dispuestas de tal manera que el agua no pueda entrar en el interior del habitáculo, ni aunque la misma incida con gran deriva.

En la parte interior de la rejilla existe una segunda malla anti pájaros construida en metal de proyex, de 20 x 10 mm.

El acabado de la rejilla es el mismo que el de la estructura.

La puerta de acceso a la caseta se compone de dos hojas  abisagradas y  rematadas con perfil metálico de 4mm.

Están paneladas con el mismo material que el resto del cerramiento.

Incorpora cerrojos interiores y cerradura de seguridad exterior.