El tema de la escasez de agua se repite cada vez más en escritos, conferencias, etc. de los especialistas vinculados a esta materia, y no solo en las exposiciones de especialistas, la prensa especializada y la no especializada hacen referencias al mismo, cada vez con más frecuencia.

¿Cuál es la razón? ¿Por qué? Hace 20, 30, ó 40 años nadie o casi nadie hablaba de esto. Tomando como base publicaciones de la FAO, pudiéramos tener algunas respuestas:

La agricultura de regadío representa el 20 por ciento del total de las tierras cultivadas, pero contribuye con el 40% de la producción total de alimentos La agricultura de secano representa el 80 por ciento de la tierra cultivada, y contribuye con el 60 por ciento de la producción agrícola mundial. Por tanto, es la fuente principal de producción agrícola a nivel mundial. Las sequías figuran como la causa más común de la grave escasez de alimentos en los países en desarrollo. Se estima que el 40 por ciento de la población mundial vive en regiones con escasez de agua.

En promedio, se necesitan 3 000 litros de agua para producir los alimentos que una persona necesita al día.

El crecimiento previsto de la población combinado con los cambios esperados en las dietas de alimentos significan que se necesitará un 60 por ciento más de alimentos para el año 2050, y hasta el 100% más en los países en desarrollo, para cubrir la demanda de una población que en algún momento superará los 9 billones de personas.

Se espera que para el año 2050 sea necesario producir 1 billón de toneladas de cereal y 200 millones de toneladas de carne más al año para poder satisfacer la creciente demanda de alimentos.

Los datos que hemos visto resultan impresionantes, mucho más si consideramos que son emitidos por la entidad que internacionalmente y con el aval de los mejores expertos del mundo evalúa estos problemas. Pero no solamente la FAO, se ha dedicado a señalar los retos que tenemos por delante, eminentes personalidades de todas las latitudes han señalado la necesidad de tomar conciencia de la magnitud del problema.

El Santo Padre de la Iglesia Católica Francisco I en su última Encíclica Papal LAUDATO SI, sobre el cuidado de la casa común hace referencia a este tema, en el II acápite del Capítulo primero, expone:

II. La cuestión del agua

27. Otros indicadores de la situación actual tienen que ver con el agotamiento de los
recursos naturales. Conocemos bien la imposibilidad de sostener el actual nivel de consumo de los países más desarrollados y de los sectores más ricos de las sociedades, donde el hábito de gastar y tirar alcanza niveles inauditos. Ya se han rebasado ciertos límites máximos de explotación del planeta, sin que hayamos resuelto el problema de la pobreza.

28. El agua potable y limpia representa una cuestión de primera importancia, porque es indispensable para la vida humana y para sustentar los ecosistemas terrestres y
acuáticos. Las fuentes de agua dulce abastecen a sectores sanitarios, agropecuarios e industriales. La provisión de agua permaneció relativamente constante durante mucho tiempo, pero ahora en muchos lugares la demanda supera a la oferta sostenible, con graves consecuencias a corto y largo término. Grandes ciudades que dependen de un importante nivel de almacenamiento de agua, sufren períodos de disminución del recurso, que en los momentos críticos no se administra siempre con una adecuada gobernanza y con imparcialidad. La pobreza del agua social se da especialmente en África, donde grandes sectores de la población no acceden al agua potable segura, o padecen sequías que dificultan la producción de alimentos. En algunos países hay regiones con abundante agua y al mismo tiempo otras que padecen grave escasez.

29. Un problema particularmente serio es el de la calidad del agua disponible para los pobres, que provoca muchas muertes todos los días. Entre los pobres son frecuentes enfermedades relacionadas con el agua, incluidas las causadas por microorganismos y por sustancias químicas. La diarrea y el cólera, que se relacionan con servicios higiénicos y provisión de agua inadecuados, son un factor significativo de sufrimiento y de mortalidad infantil. Las aguas subterráneas en muchos lugares están amenazadas por la contaminación que producen algunas actividades extractivas, agrícolas e industriales, sobre todo en países donde no hay una reglamentación y controles suficientes. No pensemos solamente en los vertidos de las fábricas. Los detergentes y productos químicos que utiliza la población en muchos lugares del mundo siguen derramándose en ríos, lagos y mares.

30. Mientras se deteriora constantemente la calidad del agua disponible, en algunos lugares avanza la tendencia a privatizar este recurso escaso, convertido en mercancía que se regula por las leyes del mercado. En realidad, el acceso al agua potable y segura es un derecho humano básico, fundamental y universal, porque determina la sobrevivencia de las personas, y por lo tanto es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos. Este mundo tiene una grave deuda social con los pobres que no tienen acceso al agua potable, porque eso es negarles el derecho a la vida radicado en su dignidad inalienable. Esa deuda se salda en parte con más aportes económicos para proveer de agua limpia y saneamiento a los pueblos más pobres. Pero se advierte un derroche de agua no sólo en países desarrollados, sino también en aquellos menos desarrollados que poseen grandes reservas. Esto muestra que el problema del agua es en parte una cuestión educativa y cultural, porque no hay conciencia de la gravedad de estas conductas en un contexto de gran inequidad.

31. Una mayor escasez de agua provocará el aumento del costo de los alimentos y de distintos productos que dependen de su uso. Algunos estudios han alertado sobre la posibilidad de sufrir una escasez aguda de agua dentro de pocas décadas si no se actúa con urgencia. Los impactos ambientales podrían afectar a miles de millones de personas, pero es previsible que el control del agua por parte de grandes empresas mundiales se convierta en una de las principales fuentes de conflictos de este
siglo[23].

Hasta aquí la cita de la encíclica papal. Los señalamientos en negritas son
nuestros.

La encíclica toca varios temas más, muy interesantes, pero en lo relativo al agua creemos que el enfoque es muy amplio y resalta muy claramente los principales problemas existentes en cuanto al agua, así como nos alerta de los posibles problemas futuros que tendremos que enfrentar.

¿Regar o No Regar?

Creemos que vale la pena, antes de responder la pregunta anterior, razonar un poco respecto a la misma. En los finales del pasado siglo resultaba difícil encontrar una persona o entidad que comenzara un desarrollo agrícola sin concebir el riego para la misma, si era potencialmente factible. En los últimos años se escuchan opiniones diferentes sobre el desarrollo de nuevas áreas agrícolas. En un reciente informe de la FAO dice lo siguiente:

¨ Hay varias razones para invertir en agricultura de secano como parte de la estrategia para afrontar la escasez de agua, pero las posibilidades varían mucho de un sitio a otro. En lugares en los que el clima favorece la agricultura de secano, hay mucho potencial para incrementar la productividad si los rendimientos aún son bajos, como es el caso en muchas regiones de África subsahariana. En esta situación, una combinación de buenas prácticas agrícolas, la mejora de los vínculos hacia arriba y hacia abajo de la explotación agrícola (acceso a financiación, insumos y mercados), y seguros para protegerse de fenómenos meteorológicos, puede mejorar la productividad agrícola con un impacto muy pequeño sobre los recursos hídricos¨. O sea no recomienda descartar el riego, pero donde las condiciones lo permitan recomienda el análisis de un desarrollo con una sustancial mejora en las prácticas agrícolas, sin la implementación del riego. Otros autores hablan de ¨Riego Deficitario¨ un concepto novedoso e
interesante y lo definen como:

“El riego deficitario es una estrategia de optimización en la cual la irrigación es aplicada durante las fases sensibles a la sequía de un cultivo. Fuera de estos períodos, la irrigación es limitada o incluso innecesaria si el agua de lluvia provee con una mínima cantidad de agua. La restricción del agua se limita a las fases fenológicas donde la sequía es tolerada, normalmente las etapas vegetativas y el período de maduración final. La aplicación total de la irrigación no es por lo tanto proporcional a los requerimientos de riego durante el ciclo de cultivo. Si bien esto inevitablemente resulta en el estrés por sequía de la planta y en la pérdida consecuente de producción, el riego deficitario maximiza la productividad del agua de riego, la cual es el principal factor limitador (English, 1990). En otras palabras, el riego deficitario busca estabilizar los rendimientos y obtener la máxima productividad del agua de cultivo antes que los máximos rendimientos (Zhang y Oweis, 1999).”

O sea surgen variantes motivadas fundamentalmente por las limitaciones presentes y principalmente futuras del recurso agua. Creo que ahora podemos regresar al origen de la pregunta ¿Regar o no Regar? Nuestro criterio es que siempre que sea posible se debe regar si somos capaces de escoger un BUEN SISTEMA DE RIEGO.

Esta sería la próxima pregunta.

¿Cuál sería un buen Sistema de Riego?

A nuestro juicio la respuesta a tan simple pregunta no es nada sencilla. Para responder creemos necesario evaluar entre otros, los siguientes factores:

1.-Cuál es el cultivo o cultivos a desarrollar.
2.-Cuáles son sus necesidades hídricas.
3.-Cuál es su ciclo de vida.
4.-Qué tipo de suelo o suelos existen en el área a desarrollar.
5.-Cuáles son las características de esos suelos.
6.-Cuáles son las pendientes de esas áreas.
7.-Cuáles son las posibles fuentes de abasto.
8.-Cuál es la disponibilidad de agua de esas fuentes de abasto.
9.-Qué energías estarían disponibles y serían necesarias para hacer
funcionar el sistema de riego.
10.-Cuál es la disponibilidad de mano de obra calificada y no calificada que
existe en la zona a desarrollar o cercana a la misma.

11.-Cuál es la disponibilidad económica para realizar la inversión.

12.-Consideraciones particulares de la zona en cuestión.

Pivot de riego 2, pivot irrigation, agricultura, agriculture, agua, hacer llover, campo.

Los factores que hemos relacionado también tienen o pueden tener complicaciones o consideraciones que no eran relevantes hace algunos años, sin embargo en estos momentos pudieran resultar definitorios. Solo nos referiremos a algunas entre las más destacadas.

Los Cultivos: ¿Se pueden intercalar otros cultivos de ciclo más corto durantesu crecimiento?

¿Es posible utilizar los residuos post cosecha para alimentoanimal o para la generación de energía?

¿Es este el cultivo más adecuadopara las condiciones existentes?

Los suelos:

¿Son suelos contaminados por algún tipo de residuos?
¿Presentan problemas de drenaje o de otro tipo?

¿Sus propiedades físicoquímicas permiten una adecuada utilización de los recursos que se utilizarán en los mismos?

Los crecimientos esperados de la población mundial, y la demanda de alimentos para cubrir las necesidades de esa población en ascenso nos dicen claramente que debemos obtener el máximo potencial posible en cuanto a las producciones agrícolas.

Fuentes de abasto de agua:

¿Es superficial o subterránea? Cada una lleva un tratamiento diferenciado.

¿Es agua recuperada de otros usos?

¿Cuáles son sus características físicas y químicas?

Prácticamente todas las personas que han razonado acerca de que sucederá con la disponibilidad de agua en el mundo, dentro de muy pocos años, coinciden en que se convertirá en algo muy escaso que puede llegar a desatar guerras entre países por su posesión y uso. Por consiguiente su ahorro y buen uso es ya, una prioridad total al escoger un sistema de riego.

Existen ejemplos muy interesantes de como la inteligencia humana ha sido capaz de ¨utilizar¨ al máximo las condiciones existentes. A continuación vemos una foto que ilustra lo anterior.

crater como abastecimiento de agua

Ejemplo de como los Laosianos han sido capaces de utilizar los cráteres dejados por los bombardeos norteamericanos para utilizar el agua embalsada en los mismos, para regar sus cultivos.

Energía:

En la actualidad este es un tema bien importante ¿utilizaremos combustibles fósiles? ¿Tomaremos energía de las redes eléctricas del país? ¿Propondremos la utilización de algún tipo de energía renovable, ya sea fotovoltaica, eólica u otra? La contaminación ambiental, la emisión de gases que provocan el famoso efecto invernadero, las limitaciones futuras en cuanto al uso de los combustibles fósiles, nos indican, cada vez más, que el camino a seguir debe ser hacia el uso de la energía renovable.

Por último en cuanto a este aspecto podemos decir que cada zona o cada área en cuestión pueden tener sus propias peculiaridades que deben ser analizadas
cuando se conciba su desarrollo.

En este momento creemos que es posible responder la pregunta de ¿Cuál sería un buen Sistema de Riego para lograr los propósitos señalados?

 

¨Un buen sistema de riego sería en cada caso, el que fuese capaz de ofrecer una mejor respuesta a cada una de las consideraciones relacionadas
anteriormente.¨

 

Algunas reflexiones sobre el agua y el riego

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*